Estados Holotrópicos de Consciencia

Por Stanislav Grof , Enero 2020

“Viví por mas de 10 años en el instituto Esalen en Big Sur, California donde fui director de programas. En el curso de esos años, virtualmente cada forma de terapia y transformación personal, grande y pequeña pasó por Esalen. En términos de efectividad terapéutica, la respiración Holotrópica de Grof era por mucho la más poderosa, no había comparación."
Richard Tarnas (Psiche & Cosmos)

Holotrópica

Stan y Christina Grof

La Respiración holotrópica (Grof® Breathwork) es un método experiencial de autoexploración y psicoterapia que mi difunta esposa Christina y yo desarrollamos en el Instituto Esalen en Big Sur, California, a mediados de la década de 1970. Este enfoque induce profundos estados holotrópicos de consciencia mediante una combinación de medios muy simples - respiración acelerada, música evocadora, y un trabajo corporal especial que ayuda a liberar bloqueos bioenergéticos y emocionales residuales. Por razones legales de marca registrada, estamos utilizando la marca Grof® Breathwork en el Grof® Legacy Training para nuestro trabajo con Respiración Holotrópica.

Las sesiones se llevan a cabo generalmente en grupos; los participantes trabajan en parejas y se alternan en las funciones de "respiradores" y "cuidadores". El proceso es supervisado por facilitadores capacitados, que ayudan a los participantes siempre que sea necesaria una intervención especial. Después de las sesiones de respiración, los participantes expresan sus experiencias pintando mandalas y compartiendo relatos de sus viajes internos en pequeños grupos.  Si es necesario, para facilitar la finalización e integración de la experiencia de respiración, se utilizan entrevistas de seguimiento y diversos métodos complementarios.

En su teoría y práctica, Grof ® Breathwork combina e integra varios elementos de la investigación de la conciencia moderna, la psicología profunda, la psicología transpersonal, las filosofías espirituales orientales, el chamanismo y otras prácticas curativas nativas. Se diferencia significativamente de las formas tradicionales de psicoterapia, que utilizan principalmente medios verbales, como el psicoanálisis y varias otras escuelas de psicología profunda derivadas de ella. Comparte ciertas características comunes con las terapias experienciales de la psicología humanista, como la práctica Gestalt y los enfoques neo-Reichianos, que enfatizan la expresión emocional directa y trabajan con el cuerpo.

 

Sin embargo, la característica única de este enfoque es que utiliza el potencial terapéutico de los estados holotrópicos de conciencia. El extraordinario poder curativo de los estados holotrópicos - que las culturas antiguas y nativas utilizaron durante siglos o incluso milenios en sus prácticas rituales, espirituales y curativas - fue confirmado por la investigación de la conciencia moderna llevada a cabo en la segunda mitad del siglo XX.

Este método proporciona acceso a dominios biográficos, perinatales y transpersonales del inconsciente y, por lo tanto, a profundas raíces psicospirituales de trastornos emocionales y psicosomáticos. También hace posible utilizar los mecanismos de curación y transformación de la personalidad que operan en estos niveles de la psique. El proceso de autoexploración y terapia en estados holotrópicos de conciencia son espontáneos y autónomos. Se rigen por la inteligencia curativa interna de la psique y el cuerpo, en lugar de seguir las instrucciones y pautas de una escuela particular de psicoterapia.

Estos descubrimientos revolucionarios sobre el potencial curativo espontáneo de la conciencia de los estados holotrópicos son nuevos sólo para la psiquiatría moderna y la psicología. Tienen una larga historia como partes integrales de la vida ritual y espiritual de muchas culturas antiguas y nativas y sus prácticas curativas. Representan el redescubrimiento, la validación y la reformulación moderna de la sabiduría y los procedimientos antiguos, algunos de los cuales se pueden rastrear hasta los albores de la historia humana.

En las sociedades antiguas y preindustriales, la respiración  ha desempeñado un papel muy importante en la cosmología, la mitología y la filosofía, además de ser una herramienta importante en la práctica ritual y espiritual. Varias técnicas de respiración se han utilizado desde tiempos inmemoriales con fines religiosos y curativos. Desde los primeros tiempos, prácticamente todos los principales sistemas psicoespirituales que buscan comprender la naturaleza humana han visto la respiración como un vínculo crucial entre la naturaleza, el cuerpo humano, la psique y el espíritu. En la medicina moderna, la respiración ha perdido su calidad numinosa y se ha reducido a una importante función fisiológica.

Matrices perinatales
Holotrópica

Similar a los requerimientos para las sesiones psicodélicas, un buen examen médico es un pre-requisito  para trabajar con una respiración acelerada. Sobre todo, necesitamos saber si la persona está en buenas condiciones cardiovasculares. Es difícil predecir cómo las emociones intensas y el trabajo corporal pueden afectar el cuerpo y particularmente el sistema cardiovascular. La presión arterial alta no controlada, la arritmia cardíaca, los antecedentes de accidentes cerebrovasculares o ataques cardíacos o la presencia de un aneurisma podrían significar un grave riesgo.

Una buena finalización de la sesión a menudo requiere trabajo corporal. Hay condiciones que pueden necesitar limitación o modificación de las intervenciones físicas – condiciones después de fracturas u operaciones, prolapso del disco vertebral, hiperextensión cervical, osteoporosis, hernia diafragmática o umbilical, colostomía, etc.

Otra consideración importante es la condición emocional y la historia psiquiátrica pasada y presente. Si la persona tiene antecedentes de hospitalización psiquiátrica, particularmente una larga, es necesario averiguar cuál fue la naturaleza del trastorno, qué forma tomó y las circunstancias que lo llevaron a él. Esta evaluación tiene que ser realizada por una persona que esté familiarizada con la psiquiatría tradicional y también con la Psicología Transpersonal. En muchas instancias, una condición que fue diagnosticada como un episodio psicótico fue una mal diagnosticada emergencia espiritual. En ese caso, no hemos dudado en aceptar a una persona así en un taller de respiración holotrópica o en terapia psicodélica y por lo general no experimentaron ningún problema especial.

El estado holotrópico de la conciencia abre el acceso a una amplia gama de experiencias del inconsciente individual y colectivo, así como superconsciente – perinatal y prenatal, ancestral, racial, vida pasada, y recuerdos filogenéticos, reinos arquetípicos y figuras míticas. Cualquiera de estos contenidos puede estar asociado con experiencias traumáticas. Los estados holotrópicos de consciencia pueden liberarlos y abrir el camino a sentimientos positivos, pacíficos e incluso extáticos. La inteligencia de auto-curación interna tiene una inclinación natural a eliminar las obstrucciones, el dolor y el caos, y restaurar el orden.

Es notable cómo un procedimiento natural de este tipo – respiración, música, y un trabajo corporal guiado por la inteligencia de auto-curación interna – puede traer resultados positivos en una amplia gama de trastornos - depresión profunda, ansiedad de pánico, claustrofobia y otras fobias, estados de agresión, asma psicogénica, migraña, náuseas, dolores psicosomáticos, dolor premenstrual, y la enfermedad de Raynaud. En el otro lado del sufrimiento, con frecuencia encontramos mejoras significativas de la autoimagen y la autorrealización, la calidad de vida, la alegría de vivir y el entusiasmo.

La naturaleza y el curso de las sesiones holotrópicas varían considerablemente de persona a persona y también para la misma persona de sesión en sesión. Algunos individuos permanecen completamente tranquilos y casi inmóviles. Pueden estar teniendo experiencias muy profundas, pero dar la impresión a un observador externo de que no está sucediendo nada o que están dormidos. Otros se activan y muestran una rica actividad motora, a veces hasta el punto de que están agitados y frenéticos. Pueden experimentar temblores intensos y tener movimientos de torsión complejos, rodando y girando alrededor, asumir posiciones fetales, comportarse como bebés que luchan en el canal del parto, o mirar y actuar como recién nacidos. También los movimientos de arrastrarse, deslizarse, nadar, cavar o escalar son bastante comunes.

Ocasionalmente, los movimientos y gestos pueden ser extremadamente refinados, complejos, bastante específicos y diferenciados. Pueden tomar la forma de movimientos extraños de animales emulando serpientes, aves o depredadores felinos y ser asociados con los sonidos correspondientes. A veces los respiradores asumen espontáneamente varias posturas y gestos rituales (asanas y mudras) con los que no están intelectualmente familiarizados. Las cualidades emocionales observadas en las sesiones holotrópicas abarcan una gama muy amplia. En un extremo del espectro, los participantes pueden encontrar sentimientos de bienestar extraordinario, paz profunda, tranquilidad, serenidad, dicha, unidad cósmica o éxtasis. En el otro extremo del espectro hay episodios de terror, culpa total, agresión asesina o perdición eterna. La intensidad de estas emociones puede trascender cualquier cosa que pueda ser experimentada o incluso imaginada en el estado cotidiano de la conciencia. Estos estados emocionales extremos generalmente se asocian con experiencias que son de naturaleza perinatal o transpersonal.

En la banda media del espectro experiencial observado en las sesiones de respiración holotrópicas hay cualidades emocionales menos extremas que están más cerca de lo que sabemos de nuestra existencia diaria - episodios de ira, ansiedad, tristeza, desesperanza, y sentimientos de fracaso, inferioridad, vergüenza, culpa o disgusto. Estos suelen estar vinculados a recuerdos biográficos; sus fuentes son experiencias traumáticas desde la infancia y períodos posteriores de la vida. Sus contrapartes positivas son sentimientos de felicidad, satisfacción emocional, alegría, satisfacción sexual y aumento general de entusiasmo.

A veces la respiración más rápida no induce ninguna tensión física o emociones difíciles, pero conduce directamente a la relajación creciente, la sensación de expansión y bienestar, y las visiones de la luz. El respirador puede sentirse inundado de sentimientos de amor y experiencias de conexión mística con otras personas, la naturaleza, todo el cosmos y Dios. Cuando ese es el caso, es muy importante asegurar a los respiradores que las experiencias positivas son extremadamente curativas y animarlos a aceptarlas sin reservas como gracia inesperada. Las sesiones de Grof® Breathwork correctamente integradas dan como resultado una liberación emocional profunda, relajación física y una sensación de bienestar. Las sesiones de respiración en serie representan un método extremadamente potente y eficaz de reducción del estrés y pueden traer una curación emocional y psicosomática notable. Otro resultado frecuente de este trabajo es la conexión con las dimensiones numinosas de la propia psique y de la existencia en general.

Para preparar la sesión holotrópica, la sala debe distribuirse por igual con colchones para cada respirador; los respiradores comenzarán en posiciones reclinables con los acompañantes a sus lados. Por lo general, llevamos a los respiradores a través de un ejercicio de relajación de todo el cuerpo y luego comenzamos la música y sugerimos que los respiradores aumenten el ritmo de la respiración. Luego continúan respirando más rápido durante toda la sesión a su propia velocidad. Muchos de los participantes no necesitan ninguna ayuda e intervención, excepto un apoyo para ir al baño. Siguen el flujo de la respiración y la música y expresan lo que la inteligencia interior los guía. Su experiencia llega al clímax , atraviesa y luego se calma, y termina usualmente en un estado de ánimo meditativo.

Catarsis - terapia holotrópica

Cuando la sesión no se resuelve con éxito, el respirador necesita un facilitador hábil para ayudarlo a completar la sesión con trabajo corporal. Es importante encontrar las áreas del cuerpo bloqueadas y acentuarlas. Cuando esto está sucediendo, se anima al respirador a expresar lo que espontáneamente emerge - por la voz, muecas, tos, temblor, patadas - sin ninguna inhibición de ningún tipo. Después de que este trabajo corporal resuelve los bloqueos emocionales y físicos, el participante va a la sala de descanso y realiza un mandala. Este trabajo corporal es igualmente esencial para la terminación de sesiones psicodélicas.

En Grof® Breathwork también utilizamos una forma diferente de intervención física que está diseñada para proporcionar soporte a un nivel preverbal profundo. Esto se basa en la observación de que existen dos formas fundamentalmente diferentes de trauma que requieren enfoques diametralmente diferentes. Tomando prestada la terminología de la ley británica, la primera de ellas puede ser referida como trauma por comisión. Esta forma de trauma es el resultado de intrusiones externas que dañaron el desarrollo futuro del individuo, como abuso físico, emocional o sexual, situaciones aterradoras, crítica destructiva o ridiculización. Estos traumas representan elementos extraños en el inconsciente que pueden ser llevados a la conciencia, descargados energéticamente y resueltos.

Aunque esta distinción no se reconoce en la psicoterapia convencional, la segunda forma de trauma, trauma por omisión, es radicalmente diferente y requiere un enfoque diferente. En realidad implica el problema opuesto - la falta de experiencias positivas que son esenciales para un desarrollo emocional saludable. Un bebé, así como un niño mayor, tiene fuertes necesidades primitivas de satisfacción y seguridad instintivas que los pediatras y psiquiatras infantiles llaman anaclíticas (del significado de la anaklineína del griego; para apoyarse en). Estos implican la necesidad de mantener y experimentar el contacto con la piel, ser acariciados, consolados, jugados con, y ser el centro de la atención humana.

Cuando estas necesidades no se satisfacen tiene graves consecuencias negativas para el futuro del individuo. Muchas personas tienen antecedentes de privación emocional, abandono y negligencia en la infancia, que resultó en una frustración seria de las necesidades anaclíticas. Otros nacieron prematuros y pasaron sus primeros meses de vida en una incubadora sin contacto humano íntimo. La única manera de curar este tipo de trauma es ofrecer una experiencia correctiva en forma de contacto físico de apoyo en un estado holotrópico de consciencia. Para que este enfoque sea eficaz, el individuo tiene que ser profundamente retrocedido a la etapa infantil de desarrollo, de lo contrario la medida correctiva no alcanzaría el nivel de desarrollo en el que se produjo el trauma. Dependiendo de las circunstancias y del acuerdo previo, este soporte físico puede variar desde la simple sujeción de la mano o tocar la frente hasta el contacto completo con el cuerpo. El uso del contacto físico nutritivo es una forma muy eficaz de curar el trauma emocional temprano.

Stan Grof
Respiración Holotrópica

La música cuidadosamente seleccionada es extremadamente importante en los estados de conciencia holotrópicos; tiene varias funciones: moviliza emociones con recuerdos reprimidos, las lleva a la superficie y facilita su expresión. Ayuda a abrir la puerta al inconsciente, intensifica y profundiza el proceso terapéutico, y proporciona un contexto significativo para la experiencia. El flujo continuo de la música crea una onda portadora que ayuda a los respiradores a moverse a través de experiencias difíciles e impasses, a superar las defensas psicológicas, rendirse y soltarse.

La música para la sesión de respiración tiene que ser de buena calidad, con una proporción significativa de música espiritual, ritual y aborigen – que responde profundamente a lo que los antropólogos refieren a la "mente primaria:" responde a cualquier raza, género, historia y cultura. Al principio la música se abre y reconforta y se vuelve activa y atractiva. En medio de la sesión sigue poderosa y dramática "música innovadora". Más tarde en la sesión, la música se convierte en apertura del corazón, femenina, y finalmente tranquila y meditativa. Al principio, la música debe ser de apertura y consuelo, cada vez más activa y participando en el medio de la sesión, y más tarde más potente y dramática "música innovadora". Idealmente, la música debe continuar mientras los respiradores todavía estén en proceso. La hermosa música meditativa al final es una parte importante del proceso de curación y no debe ser cortada abruptamente. No hay música sintética o techno, estos géneros deben evitarse no deben ser utilizados en estados holotrópicos de conciencia.

Compartir en grupo es una parte importante de la experiencia; debe haber suficiente tiempo para que cada respirador comparta. Es esencial que los respiradores sigan siendo la autoridad con respecto a su propia experiencia; no debe haber interpretación de la experiencia, pero hacer preguntas adicionales sobre la experiencia puede ayudar a amplificar la experiencia. Se recomienda tener un buen diccionario junguiano de símbolos.

El seguimiento y las técnicas complementarias pueden enriquecer las sesiones - terapia con un buen facilitador, escribir el contenido de la experiencia, pintura adicional de mandalas, analizar sueños, baile expresivo o pintura, meditación y movimiento, acupuntura, ejercicio físico, trotar, natación, y similares. También podemos utilizar otras modalidades que pueden profundizar la experiencia, como Sandplay (Dora Kalff), terapia Gestalt (Fritz Perls), Psychodrama (Jacob Moreno), MDMR (Francine Shapiro) y constelación familiar (Bert Hellinger).

Stanislav Grof, enero 2020

Brigitte and Stan Grof

Los estados holotrópicos permiten acceder a las capas más profundas de la psique, de manera que emerjan a la conciencia un amplio espectro de contenidos relacionados con la propia vida (incluso episodios olvidados o reprimidos), memorias corporales y sensoriales, sensaciones físicas dificultosas relacionadas con problemas psicosomáticos, emociones vinculadas con vivencias importantes, aspectos del inconsciente personal y colectivo, recuerdos kármicos, memorias celulares y relacionadas con nuestro nacimiento, visiones chamánicas, contenidos arquetípicos, y todo el espectro potencial que abarca el psiquismo. Estos contenidos son desplegados desde el interior de la persona gradualmente en un proceso terapéutico único, a medida de cada persona, orquestado por la inteligencia autocurativa más profunda que habita en nosotros, catalizada por los extraordinarios estados holotrópicos.

“Grof muestra una impresionante recopilación de datos en apoyo a la eterna demanda de que la ciencia occidental reconozca plenamente a la consciencia y a sus múltiples estados no-ordinarions.”
Richard Alpert (Ram Das)

Próximos Talleres Experienciales de Terapia Holotrópica

Próximos Talleres Experienciales

Próximos Talleres Experienciales

Próximos Talleres Experienciales

Próximos Talleres Experienciales